facebook-domain-verification=op414w3gb5oletks5fci4uwzpfbbm3
top of page
  • Foto del escritorPedro

MAS SABE EL DIABLO POR VIEJO QUE POR DIABLO




El principal problema que pone en jaque a la astrología y que nos revienta la cabeza en el fondo es el tema del libre albedrio y la libertad del ser humano en elegir con autonomía su vida; hace poquito revisando la carta de una consultante para verificar su hora de nacimiento, que es una técnica donde se revisan eventos pasados para contrastarlos con su hora de nacimiento para precisar este dato con exactitud, para no aburrirlos con temas técnicos que los profesionales ya conocen voy al grano, la chica en cuestión estaba muy sorprendida de la exactitud de los momentos lo que le hizo pensar y manifestar la gran pregunta ¿esto ya estaba escrito de antemano?


Para algunas personas puede ser chocante que haya un guion de vida, y todavía peor que alguien ajeno, pueda visualizar y predecir lo que esta persona va a vivir, ¿la astrología puede hacer eso? ¿un astrólogo profesional puede ver eso? En este escrito dejare esbozos de los verdaderos alcances de la astrología, ya habrá tiempo para descifrar y profundizar en una teoría consistente de lo que esta ciencia nos ofrece.


Este gran dilema se dialoga y se discute entre los astrólogos de más alto renombre, incluso podría decir que la astrología se divide entre la astrología psicológica que aboga por un libre albedrío, en donde los astros presionan, pero no determinan y la astrología tradicional con un bagaje amplio y consistente mucho mas determinista. No pasa nada, lo mismo ocurre con los psicólogos, los conductistas y los psicoanalistas son más deterministas mientras que los humanistas abogan por mantener puro e intacto la libertad del ser humano.


La astrología psicológica es en demasía respetuosa, tratando de alejarse de las predicciones y las consecuencias de hacer esto con gran exactitud, pone en el centro de su atención los componentes psicológicos, emocionales, cognitivos e incluso biológicos que conllevan a tales situaciones. Se centran en un análisis de las partes, tratan de emular la ciencia contemporánea con todos sus defectos reduccionistas, para que sea el sujeto que pueda entre toda esa maraña darle un sentido coherente y útil a su vida. La astrología humanista inglesa y la escuela Huber son dos de los grandes exponentes de lo que aquí señalo, consideran que cada uno debería estudiar su carta y darle el sentido integral, las lecturas bajo este modelo estarán más enfocadas en lo psicológico y en lo emocional que puedan detonar lo que cada uno crea en su vida.


Por otra parte, la astrología tradicional, recupera todo el bagaje de la antigüedad, sus técnicas, sus principios, el esoterismo y sobre todo el valor de la predicción. Toda la grandeza y la desconfianza que se le tiene a la astrología es por este poder, el poder de la predicción es insoportable para los que en la esfera política que detentan el poder, cuando fue censurada fue cuando algunos astrólogos tuvieron la osadía de acertar el dia que moriría un poderoso gobernante. La astrología tradicional, es más terrenal, aterriza en términos muy específicos los posibles resultados a los procesos que un ser humano va viviendo, es muy precisa en establecer los ritmos y maneja el reloj del cielo para establecer con precisión los mejores y peores tiempos en términos humanos.


Antes de dar respuesta a si la astrología puede o no tener la capacidad de visualizar con anticipación lo que va a ocurrir, quiero revisar las predicciones desde ámbitos científicos que gozan de actual prestigio.


La física cuántica es una rama científica que goza de gran prestigio, los físicos han “descubierto” que las ondas y partículas nanoscopicas se comportan como quieren cuando nadie las ve, pero que teniendo un testigo ocular toman partido, de alguna manera que no comprenden estas partículas actúan diferente ante los ojos del observador, el observador da forma a lo observado.


En psicología, hay un fenómeno que se conoce como la profecía de autocumplimiento, la profecía autocumplida, o que se autorrealiza, es una expectativa o forma de ver a una situación o persona que hace que esta visión, inicialmente neutra, se vuelva realidad. Tanto la física, como la psicología coinciden que el sujeto consciente da forma a las energías, esto sucede en muchos casos pero no es totalmente determinante, por mucho que se le quiera ver a un niño cuando crezca como un adulto de estatura elevada, si sus padres son de estatura pequeña, su ADN, su potencial no posibilita tal esfuerzo de profecía.


Regresando a la pregunta inicial, ¿estamos determinados o tenemos verdaderamente libre albedrío? La respuesta es multifactorial, es decir, el componente energético está delimitado por tiempos y procesos, la forma en que se desarrollaran los acontecimientos radica en la conciencia psicológica y espiritual del individuo, es decir, las energías están marcadas, el uso, el abuso o el buen uso de estos son responsabilidad del sujeto; el problema es que en una sociedad ignorante de los procesos energéticos, la “educación” y los condicionamientos institucionalizados confunden el conocimiento de sí mismo, de la verdadera naturaleza energética haciendo este conocimiento interno como un acto heroico.


La astrología tradicional predice con bastante porcentaje de acierto ya que contiene un gran bagaje practico y terrenal de los potenciales energéticos astrales aterrizados en sujetos, situaciones, vivencias, enfermedades, muertes y nacimientos, tal tradición es la ciencia más antigua y de mayor trayectoria que disponemos. Los astrólogos que se forman desde la tradición disponen de toda la riqueza que antiguos sabios pudieron corroborar, cosas que incluso en lenguaje y manera de ver la vida no aplican pero que en el trasfondo es reaplicable, por ejemplo algún aforismo nos habla de disponer de algún caballo, ahora aplicaría para un vehículo motorizado. La astrología tradicional, descubre en las energías las posibilidades para el desenlace, de allí el gran atrevimiento para pronosticar y predecir, cosa que es muy posible que ocurra ya que al ser un ojo consciente y entrenado de las energías influye en implantar en la psique del consultante una profecía de autocumplimiento con todas las de la ley.


Entonces no hay libre albedrío? Todo lo contrario, la terquedad del ser humano es monumental y la misericordia del guionista es infinita, por lo que la lección se va a presentar cíclicamente hasta que esa alma aprenda lo que está destinada a aprender, eso sí, cada vez con un grado mayor de dificultad; el ser humano dispone de grados de libertad para salirse del guion que le corresponde escenificar, el astrólogo profesional bien formado que se atreve a dar una predicción precipita con palabras y les da forma para abundar en el recordatorio de un guion olvidado, que se sabe necesario para la construcción de su más alto bien.


Con amor Pedro Moreno Astrología y Psicología


Conciencia y Amor para todos!

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


Publicar: Blog2_Post
bottom of page